Donald Trump advierte: las empresas que abandonen EE. UU. enfrentarán "consecuencias"

Descarta Carrier planta en México negoció con Trump mantenerse en EU

Trump, acompañado por su vicepresidente, Mike Pence, que es también el gobernador de Indiana, narró en detalle cómo, durante una conversación telefónica, forzó el brazo del presidente del grupo United Technologies, Gregory Hayes, presente en la sala. En un comunicado posterior explicó que los "incentivos propuestos por el Estado (de Indiana) jugaron un rol importante" en la decisión.

Se espera que Trump y Pence renueven su compromiso de liderar una Administración que favorezca una atmósfera beneficiosa para los negocios con una reducción de las regulaciones y la revisión de los impuestos corporativos.

"Estados Unidos no es el mundo (...) Más bien ellos deben depender de nosotros", aseguró en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula. A sólo tres semanas de ser electo Trump, la empresa anunció un acuerdo para mantener la fabricación de hornos de gas que realiza en esa planta en Indianápolis.

En abril, durante un mítin público, el entonces candidato republicano había dicho algo muy diferente, señalando que las empresas como Carrier, que quisieran llevarse trabajos del país, tendrían que pagar "un maldito impuesto".

De todas formas, la compañía hace énfasis en que el acuerdo "de ninguna manera hace disminuir nuestra creencia en los beneficios del libre comercio y en que las fuerzas de la globalización seguirán requiriendo soluciones".

Ese tuit fue una respuesta a uno previo del propio Trump en el que puso a la compañía contra la pared al anunciar públicamente que estaba trabajando "duro" para evitar que mudara su planta a México.

Los directivos de Carrier anunciaron que van a invertir 16 millones de dólares en la empresa para tener garantizada la estancia de los mil empleos que ya no se irán a México.

El secretario de Economía, Ildelfonso Guajardo, señaló este miércoles que la decisión de Carrier de no trasladar parte de su producción a México responde a una estrategia de presión.

Pero como símbolo el acto fue potente en un país cuyo sector manufacturero ha sido devastado y con ello han desaparecido miles de los empleos mejor remunerados del país, sobre todo para trabajadores sin educación superior, en gran medida porque eran sindicalizados. Una planta cercana propiedad de la misma compañía matriz, United Technologies Electronic Controls, emplea a 700 personas y también había anunciado planes para trasladarse a México. "CNN mostró algunas imágenes de empleados de esa otra planta con letreros que decían "¿Y donde está nuestro acuerdo?". "Las drogas se van a parar, las drogas van a parar", remató Trump, quien no dio a conocer su plan para contener el flujo de estupefacientes que entran a Estados Unidos por la frontera norte de México. (Con información de AP y Agencia Reforma).

Related News: