Descubren ofrenda de oro en el Templo Mayor

Nuestra Sangre, Nuestro Color en Templo Mayor

"De esta forma, mientras las esculturas parecen susurrarnos In eztli, in tlapalli, nosotros, en nuestra condición de humanidad universal, podemos asentir y abrazar este legado, ya que somos, sin lugar a dudas, resultado de esa sangre, ese color ancestral", señala Patricia Ledesma Bouchan, Directora del Museo del Templo Mayor, en el documento de presentación de la exposición. La escultura polícroma de Tenochtitlan, la cual recupera el color que originalmente tenían piezas emblemáticas de la cultura mexica.

El director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto, celebró que ese recinto presente esta exposición que es una aventura que recrea una parte fundamental de la memoria de esta gran civilización que vivió en Tenochtitlan, a través de la policromía en sus esculturas.

De acuerdo con Leonardo López Luján, arqueólogo responsable de la excavación, "lo que más está protegido es el esqueleto del can".

La civilización mexica alcanzó un nivel de excelencia plástica en materiales pétreos de origen volcánico, como el basalto y el tezontle.

La policromía representa el "gran simbolismo con base en los conceptos y percepciones artísticas que predominaban en Tenochtitlan (antigua capital del Imperio Mexica)", apuntó.

Además de la exhibición de este cráneo y su reproducción que muestra los colores con los que habría sido decorado, la muestra revela los resultados que los investigadores han realizado recientemente en torno al cromatismo en el arte mexica.

El visitante podrá admirar el color original de los monolitos de las diosas Coyolxauhqui, de la Luna, y Tlaltecuhtli, de la Tierra, así como dos cabezas monumentales de serpiente, entre otras piezas.

La exposición estará abierta al público a partir de este viernes 19 de mayo y hasta el próximo 20 de agosto en el Museo del Templo Mayor, ubicado en Seminario 8, Centro Histórico.

Related News: