Miles marchan para pedir la renuncia de Michel Temer — Arde Brasil

El presidente brasileño Michel Temer sostiene una reunión sobre la crisis en el sistema penitenciario

El optimismo retornaba y las reformas avanzaban. "Ayer, la revelación de estas grabaciones clandestinas, trajo el fantasma de crisis política de proporciones todavía no dimensionadas", dijo. El país, sostuvo, no puede tirar "a la basura" los logros de su gobierno.

"En ningún momento autoricé a pagar a quien quiera que sea para que se mantenga callado; no compré el silencio de nadie", insistió. "Por una razón sencilla, no temo ninguna delación; no tengo nada que esconder", enfatizó y recordó las buenas señales económicas que se han logrado en los últimos meses para sacar de la peor recesión de su historia.

"Sé lo que hice y sé de la corrección de mis actos. No renunciaré, repito, no renunciaré y exijo un esclarecimiento pleno de todo", agregó. Mi único compromiso es con Brasil, y este compromiso es el que me guía.

Temer niega los reportes periodísticos y en un mensaje a la nación transmitido unas horas después de que se conociera la decisión del Tribunal, Temer dijo que no renunciaría a la presidencia, como piden sectores de la oposición.

Las revelación de la existencia de grabaciones en las que Temer apoya la compra del silencio de Eduardo Cunha, 'verdugo' político de la exmadataria Dilma Rousseff, y de la participación del presidente en una trama para recibir "propina" a cambio de favores políticos prestados a la empresa JBS, provocó un nuevo terremoto político en Brasil.

Pese al discurso firme de Temer, en el país se comenzó a debatir este jueves abierta y públicamente sobre la posibilidad de su renuncia o incluso de que sea sometido a un proceso de destitución.

Aunque el presidente ha negado en forma rotunda ese asunto, el escándalo ha tenido un impacto demoledor en su base parlamentaria y varios de los partidos oficialistas han adherido a las exigencias de "renuncia inmediata" que defiende la minoritaria oposición.

O´Globo indica que luego de conversaciones con diputados de su bloque, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el funcionario reconoció que no están dadas las condiciones para permanecer en el Gobierno de Temer.

Related News: