Trump choca con el Congreso sobre nombramiento de fiscal

Senado pide memorandos de Comey y da plazo de 72 horas

El presidente de EEUU, Donald Trump, denunció hoy una "caza de brujas" en su contra tras el nombramiento de un fiscal especial, el exdirector del FBI Robert Mueller, para supervisar la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones y los posibles nexos con su campaña.

Trump, quien recién se encuentra en el cuarto mes de su mandato, está en el centro del fuego cruzado por la secuencia de episodios controvertidos en la Casa Blanca, y no parece capaz de colocar su administración sobre rieles.

Como fiscal especial, Mueller está "autorizado a procesar delitos federales derivados de la investigación de estos asuntos", según la orden del Departamento de Justicia firmada por Rosenstein.

Según esas informaciones, Trump pidió en febrero pasado que el entonces director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, pusiera fin a una investigación sobre los nexos con Rusia del ex asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, quien tuvo que renunciar a su cargo por los probados lazos con el Kremlin.

Comey, quien ha sido invitado a testificar en el Congreso, asegura tener memorandos de las conversaciones que mantuvo con Trump y los legisladores han pedido al FBI poder acceder a ellos.

El vice fiscal general, Rod Rosenstein, había declarado en un comunicado horas antes: "En consideración de la singular circunstancia de este caso, sin embargo, decidí que es necesario un fiscal especial para que el pueblo estadounidense tenga plena confianza en el resultado".

Por ahora, solo un congresista republicano, Justin Amash, de Michigan, se ha mostrado abierto a la posibilidad de apoyar un proceso de destitución de Trump si se demuestra que presionó a Comey para poner fin a la investigación sobre Flynn.

Precisamente hoy, Rosenstein informará al Senado en una reunión a puerta cerrada sobre la polémica decisión de Trump de despedir a Comey.

En el Congreso tanto demócratas como republicanos han cerrado filas a favor de esa designación, que sienta las bases para abordar un posible juicio político y eventual destitución del presidente si se demuestra, por ejemplo, su voluntad de obstruir a la Justicia o una confabulación con el Gobierno ruso.

Aunque ha dicho respetarlo, Trump considera que el nombramiento de Mueller "daña" al país y que es "una pura excusa para los demócratas" por haber perdido las elecciones de noviembre. Dijo que el anuncio se produciría "pronto" y que el ex senador Joe Lieberman estaba entre los candidatos. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

Related News: