Conago pide a EU reconsiderar salida de Acuerdo de París

Por su parte, el Primer ministro chino, Li Keqiang, subrayó que su país, acusado por muchos de prácticas comerciales desleales, siempre defendió las reglas multilaterales, incluyendo aquellas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"A todos aquellos para quienes el futuro de nuestro planeta es importante, les digo que continuemos por este camino para lograr el éxito para nuestra madre Tierra", dijo la líder alemana, en medio de aplausos de legisladores.

Numerosas naciones de América Latina, entre ellas Argentina, México, Perú y Venezuela, también lamentaron la decisión de Trump, y lo mismo hicieron Japón, Corea del Norte y naciones del Pacífico.

Durante toda la campaña electoral y aún después de su elección, Trump buscó deshacerse del legado de su predecesor Barack Obama, tanto se trate del sistema de seguro de salud o de la protección al medio ambiente. Ante una eventual salida, la UE, con el comisario europeo de Acción por el Clima Miguel Arias Cañete a la cabeza, inició un acercamiento a China para salvar París.

Por eso, la decisión de salir del Acuerdo fue denunciada inmediatamente por la mayoría de las grandes empresas estadounidenses, incluyendo de la industria y de la energía que en años recientes se orientó hacia recursos renovables y menos contaminantes.

El vicepresidente, Mike Pence, ni siquiera se preocupó por ocultar esta división en una entrevista con la cadena Fox, en la cual sugirió que el cambio climático era un "tema primordial" de los progresistas.

Aunque Trump dijo que estaba dispuesto a volver al acuerdo si puede renegociarlo para que sea más favorable para su país y no lo perjudique económicamente, las tres naciones europeos dijeron que el pacto no puede ser renegociado, "porque es un instrumento vital para nuestros planeta, sociedades y economías".

Mogherini le respondió que Europa continuaría "en primera línea de la puesta en marcha" de este pacto climático, "con quienes comparten los mismos objetivos", según estas mismas fuentes.

Esta reacción a la decisión de Trump volvió a dejar al descubierto la grieta ideológica que divide a Estados Unidos, donde los demócratas han levantado la bandera de la lucha contra el calentamiento global, un problema que los republicanos niegan o ningunean.

La cumbre entre UE y China tiene previsto culminar con una declaración conjunta en la que los dos socios reiteran su compromiso con el Acuerdo de París y acuerdan reforzar su cooperación con vistas a asumir el liderazgo en la transición energética.

Desde Rusia, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó a los países a 'seguir comprometidos', ya que el cambio climático es 'innegable' y 'una de las mayores amenazas' para el 'futuro' del planeta.

Related News: