Activistas y periodistas denuncian a gobierno mexicano por espionaje

Abordan en OEA espionaje a activistas y periodistas

Según el informe, en la lista de personas espiadas estuvieron periodistas mexicanos connotados, como Carmen Aristegui y Carlos Loret de Mola, que han investigado presuntos actos de corrupción del gobierno y supuestos abusos a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad. "Y que el gobierno está dispuesto a usar medidas ilegales para intentar detenernos ".

La periodista Carmen Aristegui fue otro blanco de Pegasus: un operador se hizo pasar por la embajada de Estados Unidos en México y le imploró darle clic en un enlace para resolver un supuesto problema con su visa.

"Los enemigos no son quienes defienden los derechos humanos, la transparencia y los que denuncian la corrupción".

El malware Pegasus se comercializa solo a gobiernos y debe ser utilizado para investigar a grupos criminales.

"Una vez que empieza la infección es imposible salvar ese teléfono". Citizen Lab contabilizó 40 intentos contra el hijo de la periodista y fue el que más atacado mediante el malware.

"Denunciamos formalmente los hechos perpetrados en nuestra contra constitutivos de los delitos consistentes en la intervención de comunicaciones privadas, el acceso ilícito a sistemas y equipos de informática y los demás que resulten", señalaron en su demanda.

"Estos nuevos casos no son aislados, sino que apuntan a la existencia de una política de hostigamiento", sentenciaron en un posicionamiento leído por los afectados. También reveló que actualmente hay más de 80 casos de mensajes de infección conocidos en México. El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) asegura que ha presentado una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República de México.

"Somos vistos como incómodos o ponemos en riesgo a quienes se sienten observados desde nuestro trabajo", aseveró Patrón.

Indicó que "el gobierno mexicano es el actor común principal en las coyunturas críticas donde participaron objetivos del espionaje, está comprobado que el gobierno es cliente de NSO Group (proveedor del software malicioso)".

Por último, los asistentes pidieron que periodistas y activistas revisen a detalle el informe, y que si encuentran en sus celulares alguno de los mensajes con el 'malware' acudan inmediatamente a las organizaciones denunciantes.

"Se trata de un incremento en el espionaje, pero es uno predecible, considerando la tecnología con la que contamos", dijo Smyth.

La Presidencia de la República rechazó que agencias del gobierno mexicano tengan alguna relación en el supuesto espionaje a periodistas e integrantes de organizaciones civiles de nuestro país. Pero eso es irrelevante. "Nadie en México pide permiso para hacerlo", agregó.

"No hay prueba alguna de que agencias del Gobierno mexicano sean responsables del supuesto espionaje descrito en su artículo", señala el escrito.

En una nota para el editor, enviada por Daniel Millán Valencia, director de Medios Internacionales de la Presidencia de la República, se subraya que para el gobierno de la República el respeto a la privacidad y la protección de datos personales de todos son valores inherentes a nuestra libertad, democracia y Estado de Derecho.

Sin embargo, no contestó a los cuestionamientos de los periodistas y activistas mexicanos.

Related News: