Canciller venezolana ratifica solidaridad con Cuba ante viraje político de Trump

Venezuela califica de

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a su homólogo estadounidense, Donald Trump, de iniciar una nueva etapa de "agresión" contra Cuba y advirtió que la isla no está sola.

Según informó la Casa Blanca en un escueto comunicado, Trump "discutió asuntos bilaterales y regionales", incluida "la nueva política de Estados Unidos sobre Cuba".

El presidente de Estados Unidos anunció este viernes la cancelación con efecto inmediato del acuerdo con Cuba impulsado por su predecesor, el exmandatario Barack Obama.

"Maduro recordó que fue el propio Trump quien prometió en sus palabras de asunción que se dedicaría exclusivamente a los problemas internos de los estadounidenses, para resolver la grave situación socio económica, y no meterse en asuntos de otros países, con lo cual prometía que no iba a llevar la guerra al mundo. ¿No lo ofreció en su campaña?", acotó, recordando que el propio Trump dijo que no se iba a meter en políticas intervencionistas y cambio de gobiernos como sucedió en Irak y Libia, donde calificó a ese regímenes actuales como fracasos evidentes. Además instó a que se realicen elecciones libres y supervisadas por la comunidad internacional en Cuba, así como la liberación de prisioneros políticos en la isla.

Rodríguez aseguró que, pese a la decisión del mandatario norteamericano de dar marcha atrás a gran parte de los avances en el intento de deshielo de los nexos bilaterales, el acompañamiento de Venezuela a Cuba se seguirá manifestando en las instancias diplomáticas y políticas que ambas naciones comparten.

Peor aún, llegó incluso Trump a acusar al gobierno revolucionario cubano nada menos que "vender" armamento a Corea del Norte y a "desestabilizar" la democracia en Venezuela.

"Ahora que soy presidente, Estados Unidos denunciaré los crímenes del régimen de Castro", dijo, además de denunciar los sufrimientos de los cubanos "durante cerca de seis décadas".

Pero ante la presión de empresas estadounidenses, e incluso de algunos republicanos, para que no vuelva a cero en las relaciones con la isla de gobierno comunista, el presidente republicano optó por dejar intactos varios de los pasos de su antecesor hacia la normalización bilateral.

Related News: