Cuba rechaza extraditar a prófugos de EEUU como pide Trump

Rusia Trump utiliza discurso de la Guerra Fría contra Cuba

El gobierno de Cuba lamentó la política injerencista de EE.UU. y rechazó la "retórica hostil" del presidente norteamericano, Donald Trump, contra la isla.

El comunicado calificó como "estilo altanero", el discurso - o paquete de nuevas medidas hacia Cuba del Presidente Trump - y dijo que, para Moscú, la decisión de Trump de cerrar la puerta a progresos en la normalización de las relaciones con Cuba, supone el retorno al enfoque que caracterizó la relación de EEUU hacia el país insular durante decenios.

Trump anunció el viernes una directiva que revierte en parte el histórico acercamiento que emprendió el expresidente Barack Obama hacia Cuba, luego del restablecimiento de relaciones en el 2015 tras décadas de hostilidad.

El Gobierno cubano afirmó que Estados Unidos no está en condiciones de dar lecciones, al señalar que en ese país hay numerosos casos de asesinatos y brutalidad policiaca.

En alusión a la advertencia de Trump de que no levantará las sanciones sobre el régimen cubano hasta que todos los prisioneros políticos sean liberados, el Gobierno del presidente Raúl Castro rechazó la "manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos". Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

"En uso de la ley nacional, el derecho internacional y la tradición latinoamericana, Cuba ha concedido asilo político o refugio a luchadores por los derechos civiles de EE.UU y estas personas no serán retornadas" a ese país, que "carece de base legal, política y moral para reclamarlos", espetó Rodríguez.

Subrayó, las medidas "afectarán las relaciones del gobierno de Estados Unidos con América Latina y el Caribe y dañarán gravemente la credibilidad de su política exterior".

El Gobierno de Cuba también reitera que está dispuesto a continuar el diálogo "respetuoso y la cooperación" en temas de interés mutuo, así como la "negociación" de los asuntos bilaterales "pendientes" con el Gobierno de Estados Unidos, pero advierte que no realizará "concesiones inherentes a su soberanía e independencia", ni aceptará "condicionamientos de ninguna índole".

"Asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible", recalca el texto de la declaración.

Related News: