En el 2100 podrían azotar olas de calor mortales, según expertos

Calor en EEUU. / AP

19 de junio de 2017, 14:39Washington, 19 jun (PL) El 74 por ciento de la población mundial estará expuesta a las olas de calor para el 2100 si las emisiones de dióxido de carbono continúan aumentando a los ritmos actuales, advierten hoy expertos.

La investigación, desarrollada por la Universidad de Hawai, Estados Unidos, prevé que "incluso aunque se redujeran drásticamente esas emisiones, el 48 por ciento de la población se verá afectada por el brusco aumento de la temperatura".

En lo que respecta a las olas de calor, cuya mayor frecuencia está relacionada con el cambio climático, "nos estamos quedando sin opciones para el futuro", subraya el investigador, defendiendo que las alternativas "son ahora entre el mal y el terrible". El especialista apuntó que muchas personas en todo el mundo ya están pagando el precio final de las olas de calor y aunque los modelos sugieren que es probable que continúen, podrían ser mucho peor si las emisiones no se reducen considerablemente.

"El cuerpo humano sólo puede funcionar dentro de un estrecho rango de temperaturas corporales de unos 37 grados centígrados". Las olas de calor suponen un riesgo considerable para la supervivencia humana porque el clima caliente, agravado con alta humedad, puede elevar la temperatura corporal, llevando a estados que amenazan la vida.

La temperatura corporal humana óptima es de 37 grados, pero nuestro metabolismo genera calor y ese calor no puede disiparse en el ambiente cuando la temperatura exterior es igual o superior a la del cuerpo.

El equipo de investigación de Mora efectuó una extensa revisión de datos e identificó más de 1.900 casos en diferentes partes del mundo donde las altas temperaturas ambientales causaron víctimas mortales desde 1980. Tras investigar las condiciones climáticas que causaron esos fallecimientos, esos científicos determinaron un umbral a partir del cual la temperatura y la humedad del aire se vuelven letales.

El reporte, publicado el lunes en la revista científica "Nature Climate Change", sostiene que el 30 por ciento de la población mundial ya está actualmente expuesta a un calor potencialmente mortal durante 20 días al año o más.

Ciudades y regiones afectadas.

Entre los ejemplos aportados por los expertos, figura la ola de calor que azotó Europa en 2003 y que causó aproximadamente 70 mil muertos, la que afectó a Moscú (Rusia) en 2010 y que acabó con la vida de 10 mil personas o la de Chicago en 1995, que alcanzó las 700 víctimas mortales.

"Las olas de calor letales son muy comunes".

Los residentes de los trópicos enfrentan el mayor riesgo, dado que sólo ligeros aumentos en las temperaturas medias o la humedad pueden resultar en muertes.

Related News: