Corea del Norte "tiene un problema que debe resolverse" — Trump

Canciller norcoreano Ri Yong-ho. Fuente externa

En medio de la escalada de tensión entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el régimen de Pyongyang, desde Corea del Norte aseguraron que el republicano encendió "la mecha de la guerra". Ahora, fue el turno de Kim Jong-un. UU. y Corea del Sur.

Ri también afirmó que el programa nuclear norcoreano es el "preciado fruto de la sangrienta lucha del pueblo coreano por defender el destino y la soberanía del país ante la prolongada amenaza nuclear de los imperialistas estadounidenses, y una valiosa espada justiciera".

"El Gobierno de Corea del Norte, reiteradamente ha declarado que cualquier intento de asfixiarnos, bajo los pretextos de la aplicación de la resolución de sanciones, son equivalentes a un acto de agresión y guerra, por lo que nosotros no renunciaremos a utilizar nuestros recursos", añadió el canciller norcoreano sobre la ola de sanciones estadounidenses.

El canciller norcoreano asistió al periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas el pasado septiembre, en cuyo marco Trump amenazó en su discurso con "destruir totalmente Corea del Norte" por sus continuas pruebas de armas, entre ellas su último ensayo nuclear, realizado el pasado 3 de septiembre.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha elevado el tono de amenazas contra Corea del Norte, mientras Pyongyang ha ido avanzando su programa de misiles con varios lanzamientos de ensayos, algunos de ellos de alcance intercontinental, que podrían tocar suelo estadounidense.

El secretario de Defensa, James Mattis, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford, presentaron durante la reunión informes al mandatario.

Esa misma noche, Estados Unidos desplegó dos bombarderos supersónicos sobre la península coreana en una demostración de fuerza contra Corea del Norte, durante un ejercicio nocturno con las aviaciones de Japón y Corea del Sur.

Related News: