¿Por qué hoy se celebra Día Mundial contra la Artritis?

Los pacientes con artritis reumatoide sufren consecuencias físicas y psicológicas.  Shutterstock

El 12 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Artritis, con el propósito de generar una mejor comprensión sobre esta enfermedad del sistema inmunológico que se caracteriza por presentar dolor, deformidad, inflamación y limitación funcional de las articulaciones, especialmente en las pequeñas articulaciones de las manos y con menor frecuencia en los miembros inferiores.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad articular crónica degenerativa, incurable, cuyo origen no está definido y es más frecuente en mujeres; afecta principalmente las articulaciones, por lo que el padecimiento puede ocasionar discapacidad y al mismo tiempo una disminución en la productividad laboral e invalidez del paciente. Estimaciones internacionales calculan que en Centroamérica y el Caribe existen entre 300 mil y 600 mil personas con esta patología [1].

Reconocer la importancia del manejo adecuado de la artritis reumatoide tiene un impacto significativo en la calidad de vida de las personas que padecen la enfermedad, proveyendo salud a la población a través de la atención clínica y terapias eficaces y seguras, siempre en beneficio de los pacientes.

Cada 12 de octubre, las personas con artritis de todo el mundo juntan sus voces para aumentar la conciencia sobre este padecimiento que afecta a millones de individuos en el mundo. "La enfermedad avanzó. Me daban dolores terribles que me inmovilizaban en plena calle", compartió Sofía, paciente a la que le diagnosticaron artritis reumatoide juvenil y que hoy tiene movilidad limitada en el brazo izquierdo debido a la enfermedad.

En la publicación "Carga de la enfermedad, artritis reumatoide en América Latina: una perspectiva regional", se menciona que además de los factores de riesgo, genéticos y ambientales, recientemente se han identificado otros aspectos influyentes en la aparición de la enfermedad: exposición al tabaco, alcohol, infecciones y obesidad.

Las sustancias generadas por dichas células destruyen la arquitectura de las articulaciones lo que causa deformidad y limitan el movimiento de las mismas.

Debido al proceso crónico de la enfermedad, se puede evidenciar con el tiempo incapacidad funcional y de no tratarse la patología adecuadamente es posible que se pueda producir una limitación permanente que deteriora por consiguiente, la calidad de vida de los pacientes. Las hospitalizaciones, tratamientos, citas médicas, intervenciones terapéuticas, equipos médicos, fisioterapia y el personal médico entran entre los costos directos. Los costos indirectos son difíciles de estimar, ya que resultan de la reducción de la capacidad de generar ingresos o disminución en la expectativa de vida.

Acceso a tratamientos: dentro de los tratamientos convencionales para la AR se encuentran los medicamentos antirreumáticos y antiinflamatorios que ayudan a reducir algunos síntomas.

Dependiendo del avance de la enfermedad, la artritis incapacita a quienes la padecen al grado de impedirles realizar acciones cotidianas como vestirse, comer o trabajar.

Integración social: el apoyo y respaldo de la familia es parte fundamental de aprender a vivir con la enfermedad.

Related News: