Exigen liberación inmediata de niña mexicana detenida en Texas

Niña de 10 años con parálisis cerebral, detenida por

Rosa había nacido en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo.

Ni su padre, César Hernández, albañil, ni su madre Felipa de la Cruz, podían pagar el tratamiento.

En México le destinaban una vida vegetativa.

Oficiales de inmigración de Estados Unidos siguieron la semana pasada a a la niña hasta un hospital en Texas (en la ciudad de Corpus Christi, unos 230 kilómetros al este) y la detuvieron para ser deportada luego de una cirugía, informó la agencia internacional AFP.

El caso de Rosamaría es, quizás, "el ejemplo más extremo en la memoria reciente de un dilema que acecha inmigrantes no autorizados que viven en el Valle del Río Grande, al sur de los puestos de control de la Patrulla Fronteriza: obtener atención médica especializada a menudo requiere ir a médicos y hospitales más al norte, pero cruzar los puntos de control podría significar detención y deportación", termina diciendo el reportaje del rotativo neoyorquino.

"Se me vino encima, no sabía que hacer, lloré, grité, pero no se me ocurría nada", relató la pesadilla un familiar de Rosa María. - La organización Unión de Libertades Civiles de América (ACLU), amenazó hoy con interponer una demanda legal en caso de que el Gobierno de Estados Unidos se niegue a liberar en las próximas 24 horas a Rosa María Hernández, niña mexicana indocumentada de 10 años, detenida en Corpus Christi.

"Separar a la fuerza a Rosa María de su familia le ocasiona serios daños psicológicos y emocionales a ella y a su familia entera", dijo la ACLU en su misiva.

Junto con ello, dieron plazo hasta este martes para que el gobierno la libere, sino tomarán "acciones legales inmediatas".

Después de la operación quirúrgica, la Patrulla Fronteriza detuvo a la niña "sin tener una orden judicial" y la trasladó a un centro de detención de menores en la ciudad texana de San Antonio, un lugar donde no puede recibir la asistencia médica necesaria, según la organización civil.

Los agentes federales de inmigración dejaron continuar a la ambulancia hacia el Hospital Infantil Driscoll de Corpus Christi, pero la siguieron el resto del camino y varios de ellos esperaron fuera de la habitación de Rosamaría hasta que fue dada de alta por el personal médico que la operó.

En tanto, se han recaudado más de 26 mil dólares en la plataforma GoFundMe para colaborar con los gastos legales de la familia.

Por su parte, The Washington Post dedicó una editorial a este hecho, donde dispara contra "el juicio -por no mencionar la humanidad- de los agentes federales".

Entre el día de la inauguración del mandato de Trump (20 de enero de 2017) y principios del mes de septiembre, los arrestos de inmigrantes, según el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) han aumentado 40 por ciento con respecto al mismo período de 2016.

Related News: