Más de 15.000 científicos emiten una segunda 'advertencia a la humanidad'

Más de 15.000 científicos emiten una segunda ‘advertencia a la humanidad

Y hoy, 25 años después, lo hacen otra vez.

Sin embargo, "la Humanidad no está tomando las medidas urgentes necesarias para proteger nuestra biosfera en peligro", según los firmantes del artículo, pues "la abrumadora mayoría" de las amenazas que ya se habían descrito persisten y, "de manera alarmante, la mayoría están empeorando". En la misma fecha en 1992, más de 1.700 investigadores de la Unión de Científicos Preocupados, una organización estadounidense sin fines de lucro, lanzaron la primera "Advertencia a la humanidad de los científicos del mundo".

En la mismo escrito, los expertos describen 13 áreas en la que los gobiernos y ciudadanos deben trabajar, algunas de ellas son; tener más reservas marinas y terrestres, reforzar legislaciones contra la caza furtiva, restringir el comercio de vida silvestre, ampliar la planificación familiar, promover un programa dietético basado en vegetales y adoptar medidas en masivo para usar energías renovables y tecnologías verdes.

Desde entonces, salvo en la estabilización de la capa de ozono, la humanidad no ha avanzado mucho, escribe el ecologista y autor principal de la investigación, William Ripple, de la Oregon State University (Estados Unidos).

"Algunas personas podrían sentirse tentadas a descartar esta evidencia y pensar que solo estamos siendo alarmistas". Quienes firmamos esta segunda advertencia no están dando una falsa alarma.

Antes al contrario, "están reconociendo las señales obvias de que vamos por un camino insostenible -agregó-". Por otro lado, el uso de fertilizantes y petróleo ha incrementado el número de las zonas muertas por ausencia de oxígeno en los océanos en torno a un 75 por ciento.

Aunque el panorama parece sombrío, los científicos señalan que se han hecho progresos en algunas áreas como la reducción de los productos químicos que dañan la capa de ozono y el aumento de la energía generada con fuentes renovables. Ésta se ha resentido especialmente: desde 1992, el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces ha disminuido un 29 por ciento.

Además, en algunas regiones se ha producido un "rápido descenso en las tasas de natalidad, lo que puede atribuirse a inversiones para la educación de las mujeres" y también se ha registrado una ralentización de las tasa de deforestación en algunos lugares.

Related News: